23 oct. 2014

JABÓN DE MANTECA PURA DE KARITÉ

 
Jabón caracterizado por el olor de la manteca de karité virgen, pura y bien concentrada. 

Se obtiene del prensado en frio del fruto del árbol de karité, en Senegal. Y se puede utilizar en estado puro, con su color veteado beige grisaceo y un fuerte olor, totalmente desconocido para nuestra nariz. También se encuentra en estado refinado y desodorizada.


Todos mis jabones llevan un poquito de manteca de karité pura, lo suficiente para beneficiarme de sus propiedades pero no tanta como para que predomine el olor. Y todas mis cremas, exfoliantes y demás ungüentos llevan un mucho de manteca de karité refinada, mucho más suave que la anterior.

Los beneficios de los ácidos grasos de esta manteca en estado puro son tantos que es recomendable tener en casa un botecito y usarla tal cual para cualquier afección cutanea, quemadura, grietas, estrias, picaduras y también para las heridas, rozaduras y raspones. Además, la sensación de la manteca pura es no grasa, se extiende muy bien y se absorbe de inmediato. Y sólo se necesita usar muy poquito


Es el cicatrizante y regenerador celular más potente que conozco, y además aporta un factor de protección solar de 6 aproximadamente. Por eso la utilizo en todas las cremas. Y, virgen, me aplico un poco por las noches antes de dormir en cara y cuello. Con el tiempo te acostumbras al olor y lo encuentras reconfortante.

Es un regalo de la naturaleza, pero es importante usarla de la mejor calidad y en cantidad adecuada si es refinada (al menos 15 - 20% de producto).